Tecnología digital para mejorar y rentabilizar el turismo local

blog centralpay
turismo digital

La digitalización del sector turístico: ¿qué valor añadido?

Le 3 marzo 2021

La fragmentación de la oferta turística y la coordinación, a veces incipiente, de los agentes locales no ayuda a consolidar un turismo local rentable, a pesar de los esfuerzos de los agentes de esta industria.

Para lograrlo, los territorios necesitan un ecosistema digital adecuado, una estructura de sombrero y una visión que los guíe.

Un ecosistema turístico local que aún está por construir

Playas inaccesibles, actividades de ocio paralizadas, cortinas cerradas en restaurantes y comercios, los pocos hoteles que siguen abiertos en las últimas semanas no consiguen llenar el libro de reservas. Sin embargo, más allá de los condicionantes de los cierres administrativos por motivos sanitarios, este periodo fue también una oportunidad para recordar que el turismo sólo es concebible en un ecosistema bien establecido, donde la oferta es completa y atractiva y la organización es capaz de fidelizar a los clientes.

No es ningún secreto que los agentes turísticos locales, como los bed and breakfast, los pequeños campings y los gestores del patrimonio histórico, no tienen ni el tiempo, ni los medios, ni las competencias técnicas para idear una oferta global coordinada en un territorio, combinada con una verdadera experiencia turística.

Es cierto que las oficinas y comités regionales y departamentales de turismo desempeñan el papel de agregador de ofertas, que con el tiempo se ha convertido en un verdadero promotor y facilitador de la industria local del ocio y el turismo. Pero en un contexto tan competitivo, es evidente que la promoción por sí sola ya no es suficiente, ni siquiera las iniciativas de comercialización aisladas.

Desarrollar su visión de un turismo local dinámico

Los agentes turísticos locales dependen principalmente de las grandes centrales de reservas para vender las pernoctaciones y las visitas, lo que les deja hasta un 20% de su rentabilidad sin ninguna garantía de mayor visibilidad. Sin embargo, ya hay algunas iniciativas francesas que demuestran que es posible vender actividades y más. Todas ellas se basan en conceptos tecnológicos que combinan soluciones de reserva en línea, creación de perfiles de clientes, garantías y facilidades de pago y, sobre todo, propuestas de valor turístico.

Así, las soluciones de planificación para los aficionados al turismo itinerante pueden construirse a partir de catálogos de ofertas localizadas y en torno a itinerarios predefinidos. Sin embargo, no sólo los ejemplos turísticos sirven de inspiración. A veces basta con mirar lo que se hace cerca en otras zonas. Las unidades de supermercado, por ejemplo, intentan ofrecer a sus clientes productos que se puedan acomodar a lo que ya hay en la cesta.

Así que, cuando se trata de turismo local, ¿cómo ofrecer al consumidor una cesta realmente completa? Para pasar de la codependencia de los agentes turísticos a una coconstrucción que beneficie a todos en un territorio determinado, es necesario comprender el principio de omnicanalidad, la contractualización a distancia y la importancia del papel del pago en el seguimiento y la fidelización de los clientes.

Objetivo: llevar la contractualización hasta el final

Si no se trata de prohibir definitivamente las grandes centrales de reservas, que pueden desempeñar un papel interesante en los periodos valle, no es pertinente utilizarlas en temporada alta, cuando la demanda es elevada y se esperan propuestas de valor.

Para conseguir atraer y retener a los veraneantes, es necesario pensar en una gama de servicios que se sumen al atractivo de una región, en una lógica de itinerario unificado de los clientes, consolidando una oferta local dispersa y diseminada.

Para cimentar un proceso compuesto por actos de venta dispersos y alimentar la economía local, aquí es donde entran en juego las soluciones digitales de reserva y pago. Hoy, hacen mucho más que organizar el pago; son la base de la fidelidad de los clientes. Permiten elaborar un perfil de cliente que puede ser encontrado por cualquier agente turístico integrado en el ecosistema digital. Este perfil facilita las futuras compras, ya sea en línea o in situ, y es un incentivo. El historial que elabora permite anticiparse a las nuevas necesidades y ofrecer servicios adaptados, que hasta ahora no tenían suficiente visibilidad para ser consumidos.

La estructura adecuada

En estos territorios que se benefician de una marca que las oficinas de turismo pretenden promover, se puede desplegar un ecosistema digital compuesto por múltiples individualidades. Sin embargo, para garantizar su sostenibilidad, tendrá que apoyarse en una estructura lo suficientemente fuerte como para asegurar su funcionamiento tecnológico y responsabilizarse del marketing omnicanal en un contexto de actores locales federados que se promueven mutuamente.

Artículo publicado inicialmente el 2 de julio de 2020 y que puede leerse íntegramente en presseagence.fr.