¿Va a afectar el escándalo de Wirecard al floreciente sector de las tecnologías financieras?

blog centralpay
Wirecard y fintech

El escándalo de Wirecard y el sector Fintech

Le 3 marzo 2021

La quiebra de la fintech bávara Wirecard no deja de tener consecuencias para otras empresas financieras de nueva creación, incluso fuera de Alemania. Además de las repercusiones puramente operativas, este ecosistema hipercreciente podría sufrir una sensación de desconfianza por parte de los inversores y los clientes. Los líderes empresariales tienen miedo de echar en el mismo saco.

¿Habrá un antes y un después de Wirecard para el mundo de las start-ups financieras? El escándalo financiero que sacude a esta empresa bávara especializada en pagos electrónicos podría salpicar a todo el sector fintech. Al menos eso es lo que temen algunos actores de este joven sector, que se desarrolla a una velocidad vertiginosa desde hace diez años y cuya captación de fondos alcanzó casi 500 millones de euros en Francia en los seis primeros meses del año.

Presentada como una “vieja” fintech, Wirecard nació en 1999 cerca de Múnich. Se ha especializado en la adquisición. En el mundo de los pagos en línea, esta actividad permite a un comerciante electrónico aceptar diferentes tipos de pagos (tarjeta CB, Visa, Mastercard, Paypal, Alipay, etc.). Wirecard actúa así como intermediario entre el comerciante y el emisor de la tarjeta.

Gracias a su solución tecnológica, la empresa bávara habría atraído a más de 300.000 empresas de todo el mundo. En 2018, incluso sustituiría al dinosaurio Commerzbank en el Dax 30, el índice de las 30 mayores capitalizaciones bursátiles de Alemania. Todo un símbolo. En su punto álgido, Wirecard pesaba 24.000 millones de euros, el doble de la valoración actual de Societe Generale. Hoy pesa “sólo” 511 millones de euros y su futuro es más incierto que nunca, después de que el 25 de junio se declarara en quiebra, una semana después de reconocer que los 1.900 millones de euros que faltaban en su balance “probablemente no existían”, lo que provocó la dimisión de su emblemático jefe Markus Braun.

Interrupción del servicio de la cadena y crisis de confianza

Esta vertiginosa caída no está exenta de consecuencias para otras fintechs, incluso fuera de las fronteras alemanas. Porque, además de su negocio de adquisiciones, Wirecard también ha desarrollado un negocio de emisión de tarjetas de pago desde su filial británica Wirecard Card Solutions y ha contado con muchas empresas financieras de nueva creación entre sus clientes corporativos. Sin embargo, el 26 de junio, el regulador británico (FCA) decidió suspender sus licencias, lo que provocó la interrupción del servicio de muchas empresas fintech, como la aplicación bancaria Curve, cuya tarjeta quedó temporalmente inutilizada. Después de tres días de bloqueo, la filial británica de Wirecard pudo, no obstante, reanudar su actividad y también la de sus clientes corporativos.

Más allá de este impacto puramente operativo, el escándalo contable de Wirecard podría tener consecuencias indirectas mucho más perjudiciales para el ecosistema fintech, que podría sufrir un clima de desconfianza hacia ellas.

“Es la primera vez que este incipiente sector se enfrenta a un escándalo de tal magnitud”, dijo Guillaume Ponsard, director general de la plataforma de pagos CentralPay. “Este escándalo podría haber ocurrido en otras industrias. Esto es un maquillaje contable. No debemos avergonzar a toda una profesión que está muy regulada”, continúa. »

¿Comprobación mejorada?

“La empresa Wirecard está sujeta tanto al derecho de sociedades cotizadas como al derecho bancario”, dice Mikael Ptachek, presidente del Observatorio fintech. Para este ex director de una empresa de auditoría y consultoría, si los hechos son ciertos, se trata más bien de entender dónde están los fallos en la cadena de control que se apoya en “los directivos, los controles internos, los auditores externos y el supervisor”. Este escándalo podría contribuir a una mayor transparencia y conducir a un refuerzo de los controles de cumplimiento en las fases previas a las inversiones.

Artículo publicado inicialmente el 2 de julio de 2020 y que puede leerse íntegramente en truffle.com.